23 de marzo de 2017

LACAN CUOTIDIANO. La querella del Votutile, por Jacques-Alain Miller



 
«Finalmente pongan que no he dicho nada» Jean Paulhan

El voto útil se ha vuelto anatema en la izquierda. En Francia insumisa, en el Partido socialista se lo vomita de común acuerdo. ¿Por qué? Porque el voto para Hamon y el voto para Malénchon son, de ahora en más considerados, por una parte no despreciable de su electorado potencial como votos inútiles. ¿Inútiles para qué? Respuesta: para bloquearle el camino al Eliseo a Le Pen.

De ello se deduce que ni Hamon ni Mélenchon podrían admitir que la apuesta de la elección es en definitiva la victoria o la derrota de la jefa del FN. Que todo el mundo lo sepa, el universo entero, no les importa. Hablarán de cualquier cosa menos de la elección muy posible de Marine Le Pen, cuestión que para ellos es lo que se designa en inglés como the elephant in the room. Mientras el hecho desagradable no sea dicho, mientras no lo hayan reconocido continuarán corriendo impunemente encima del abismo que se abre bajo sus pies.

La hora de la verdad

Tal situación se pone a menudo en escena en los dibujos animados. Ilustra una moral muy precisa, que los beneficios del desconocimiento son siempre transitorios, incluso efímeros. Reflexionando bien sobre ello, nos damos cuenta, en definitiva, que el resorte de la dialéctica freudiana de la Anerkennung no es totalmente diferente. Voy a suavizar los colores resplandecientes del razonamiento de Freud para hacer que se lo admita, volverlo justamente anerkannt (recibido, admitido) por personas que yo supondría que han leído y meditado poco o nada al maestro de Viena con el de París (Lacan).

Digamos por aproximación que una idea no reconocida es como no advenida. Su negación se efectúa según modalidades diversas. La idea incómoda es negada, o desmentida, incluso directamente forcluida. Hay Verneinung, o Verleugnung o aún Verwerfung. Ahora, si se quiere admitir que ni Hamon ni Mélenchon han demostrado al público, todo lo contrario, que merecían ser calificados como perversos o psicóticos (¡Menos mal! se indigna el coro), debemos concluir que la negación de la evidencia es en ellos más bien del registro de la negación.

Ellos saben perfectamente de qué se trata -lo han admitido en el sentido de la Behajung, (afirmación), que conlleva un cierto grado de Anerkennung (reconocimiento)- pero no quieren saberlo, para no perder, con la satisfacción que les da su sueño despierto, a los electores a los cuales supieron con arte hacerles compartir este sueño. Ciertamente, a menudo es un esfuerzo no querer saber lo que se sabe, cuando ese saber inhibiría la acción. Pero se exponen a quedarse pasmados.

La hora de la verdad es, de ahora en más, conocida. Sonará precisamente en el momento en que llegarán los resultados de la primera vuelta, el 23 de abril próximo, poco después de las 20. Francia, con excepción de algunos dandis, de las comunidades contemplativas de monjes y monjas de la Iglesia católica, y de una masa indeterminada de atontados, estará delante de sus pantallas o escuchando la radio.

Si, por hipótesis, bajo el efecto de la ineluctable ideología dominante, reforzada por el apoyo inopinado de malos propagandistas de tres al cuarto de mi género, Hamon y Mélenchon no estarán en la segunda vuelta, ¿empujarán a sus partidarios a perseverar en la negación negándose a votar por el adversario de Le Pen? En ese caso, podemos confiar en ellos, no les faltan buenas razones. ¿O bien darán una consigna en el sentido contrario, aunque sea a desgano? Pero, ¿van a seguirlos? ¿O bien sus electores, dopados por la negación desde hace muchos meses, tal vez años, y que se han vuelto adictos a la ilusión lírica, juzgarán que están embarcados, y dejarán el navío navegar por inercia?

Reconozcamos que el espectáculo que nos dan es más apasionante cada día para seguirlo. Si la suerte del país y su desgracia no estuviera en la balanza, aplaudiríamos de buen grado la dramaturgia de este extraordinario juego de incautos y no incautos, verdadero thriller electoral cuyo suspenso tiene algo de ese bello film de terror donde los pájaros hacen de enemigos del género humano, y se reúnen cada vez en mayor número para asesinarlos.

Los no incautos yerran

Basta recorrer el hilo de los comentarios destinados al Club Mediapart para el llamado de los psicoanalistas para los aficionados de ese diario -controversial, pero muy útil, según mi opinión, para la democracia- para ver el descrédito, el olvido, el deterioro en que ha caído la antigua noción de Frente republicano, no solo en la derecha, donde su rechazo es una política deseada y asumida desde hace mucho tiempo, sino ahora también en la izquierda.

Nota bene: un bemol. Recordarán que, en ocasión de las últimas elecciones regionales, y con la orden de la dirección socialista, un Frente republicano improvisado logró in extremis abatir en pleno vuelo la cabalgata triunfal de la Valkiria de dos cabezas. Marine y Marion, en el norte y en el sur del país. Fue al precio de hacer elegir a dos dirigentes de esta derecha a la que llaman republicana, y que manifiestamente lo es cada vez menos. Pero el episodio ya parece lejano.

En el Club, la noción de "Votoutil", como lo escribimos a veces entre nosotros, es execrado, y en la segunda vuelta no menos que en la primera. No es solo que se prefiere en la primera vuelta votar según su convicción más bien que votar por cálculo, sino que se empuja el amor por su convicción hasta sacrificarle en la segunda vuelta toda idea de defensa republicana.

De este modo un clubman erudito que firma con el nombre de Hervé Hervé me reprende: « ¡No le pida más a los pobres que salven a los ricos!"( lo remití al libro Por qué los pobres votan a la derecha). Por su lado, una electora que nunca votó en blanco en su vida se jura hacerlo en mayo próximo si no encuentra en la segunda vuelta un hombre inocente de haber "alimentado largamente el problema". Ella justifica cambiar su paso con estos términos: "El gato escaldado le teme a la marchas de los incautos, los que, conducen precisamente a lo peor".

El mismo deseo prevalente de no ser incauto se expresa en la psicoanalista en formación y con pluma ágil cuya frase cité no hace mucho: "Por mi parte, prefiero ser vencida que incauta". Así, la fórmula enigmática de Lacan, "los no incautos yerran", encuentra una ejemplar ilustración.

Se juran dejar a un lado la segunda vuelta: "Entre un Macron y un Le Pen, prefiero abstenerme".

Terminado el voto "contra", yo voto "por" y únicamente "por", entonces solo en la primera vuelta. Se persuaden que el voto supuesto útil sirve al estatus quo: "Si esta petición es un llamado disfrazado al "voto útil", no cuenten conmigo. Estamos hartos de gente que quiere culpabilizarnos. El FN es la coartada para que nada cambie".

En ese contexto donde pululan los cambios bruscos de opinión irritados, sin duda era inevitable que mi posición termine por ser difamada de este modo: "Nuestra democracia está enferma, JAM, con su voto útil, se propone terminar con ella antes que la Le Pen se encargue."

Un goce indecible

Sin embargo, he guardado para el final las palabras más provocativas, sino mas provocadoras. Son las de un camarada del Club que la mayor parte del tiempo está a buenas conmigo. Esta es la cuestión. Dice en una frase: "La elección de Marine Le Pen a la presidencia de la República la noche de la primera vuelta me procuraría un goce indecible". Es enorme.

El chiste es posible. Sin embargo, ocurre que un chiste es la única vía por la cual un pensamiento inconsciente imposible de reconocer, en el sentido freudiano, llega a abrirse camino hacia el verbo, la puesta en palabras. Por lo tanto, chiste o no, poco importa. Lo que cuenta es que esto haya sido imaginado y verbalizado. veo en el enunciado singularmente atrevido de mi partenaire del Club, la confesión sensacional de la verdad mas escondida en todo este asunto.

En torno de este pensamiento, el más incongruente de todos, parece gravitar la serie azarosa de los cotilleos inexorables con los que se aturden en estos días en la izquierda y en lo más profundo de la izquierda de la izquierda.

¡Pero sí, por supuesto! ¡Cómo de pronto todo se ordena! Esas acritudes, esos lloriqueos, esas negaciones, esas injurias, esas diatribas, esos ukases y esas proscripciones. Esas maldiciones arrojadas sobre el mundo con un verbo gnóstico en nombre de "nosotros, los pequeños, los oscuros, los sin grados". Esos jefes obstinados que permanecerán hasta el final de los finales agarrados a su inflexible "no quiero saber nada de eso". Y para coronar todo, el desfallecimiento, el éxtasis, el arrebato del más afable de los hombres de izquierda bajo el efecto del fantasma de Marine Le Pen elevado súbitamente a la dignidad suprema del Estado francés como por milagro de una Asunción republicana.

¡Quién lo hubiera dicho! ¡Quién lo hubiera creído! El núcleo puro y duro de la izquierda trabajado a sus espaldas por el deseo innombrable de abandonarse en los brazos de la monstruosa Valkiria!
 
Pausa

De lo sublime a lo ridículo solo hay un paso. Lo mismo ocurre de la interpretación al delirio de interpretación. ¿No es tiempo para mí de marcar una pausa, retroceder un poco en relación conmigo mismo y al resultado indecente al que he llegado? Voy a dejar la pluma un momento.

"Será bueno que me detenga un poco en este lugar, dice Descartes, para que por la amplitud de mi meditación, imprima mas profundamente en mi memoria este nuevo conocimiento."

París, 20 de marzo de 2017


 
ALGUNAS REFERENCIAS

Tomé mi exergo de Jean Paulhan, sin recordar su fuente. A pedido mío, Nathalie Georges-Lambrichs se dirigió a Claire Paulhan. Esta me recordó que es la frase con que conluye Las Flores de Tarbes (sub título: "o El terror en las letras"); prepublicación en la NRF de junio a octubre 1936; publicación en un volumen de Gallimard en 1940. Agradezco mucho a mis dos corresponsales.


The elephant in the room: El elefante en la habitación; se dice de una situación evidente que nadie aborda (del Wiktionnaire)

Palabras freudianas en aleman: Anerkennung, reconocimiento, confesión; Verneinung, negación (se encuentra en la neurosis, y en todo el mundo); Verleugnung, repudio (propio de la perversión), forclusión (en la psicosis)

Pourquoi les pauvres votent à droite : libro de Thomas Franck, traducido del americano, con un prefacio de Serge Halimi, édiciones Agone, 2014.

Los pájaros: “The Birds”, film de Hitchcock, 1963, a partir de la novela epónima de la escritora británica Daphne du Maurier, 1952 ; se lo considera un «clásico del cine de terror» (tomado de Wikipédia).

Mediapart: https://www.mediapart.fr Se debe estar abonado a esta publicación para tener acceso a todos los intercambios internos del Club y participar en ellos; algunos textos seleccionados por la redacción, figuran sin embargo, con los comentarios en la página de inicio accesible a todos.

Los No-incautos yerran es el título dado por Lacan al libro XXI de su Seminario, se publicará en coedición La Martinière/Le Champ freudien ; sin duda circulan en la red ediciones piratas.

«Nosotros, los pequeños... »: verso extraído del drama en seis actos de Edmond Rostand, L’Aiglon, representado por primera vez el 15 de marzo de 1900 en el teatro Sarah-Bernhardt (ahora teatro de la Ville) en Paris.

La última parte del texto es una parte de la última frase de la segunda Meditación, las seis Meditaciones metafísicas se editaron por primera vez en Paris en 1641, en latín, con el título Meditaciones sobre la filosofía primera, con seis series de Objeciones y Respuestas.
 
Traducción: Silvia Baudini

Establecido por Jacques-Alain Miller, Paidós, 2014.

22 de marzo de 2017

VIII ENAPOL- Asuntos! # 5 -El Rubius (parte 1) Castellano / Portugués


Asuntos
Asuntos! #5
El Rubius (Parte I)
En esta ocasión, los asuntos de familia se nos presentan bajo la forma de un video que se hizo muy popular en Youtube: Draw my life, "dibujo mi vida". Si sabe cómo filmarlo y editarlo, cualquier sujeto podría contarle a nadie en particular, la historia de su vida mientras la ilustra: su origen, su familia, los momentos más importantes y aquello en lo que devino. Si acepta el reto, siendo parte de una serie tratará de ser original, le está prohibido aburrir. Tocar una tecla que indique lo real sería imperdonable. Cuenta, porque está conforme con el final –al menos por ahora.
Draw my life muestra con suma claridad que contar produce satisfacción, y que siempre se trata de hacer formas.
Renato Andrade
Responsable de la NEL del VIII ENAPOL

Nesta ocasião, os assuntos de família se apresentam sob a forma de um vídeo que se tornou muito popular no Youtube: Draw my life, "Desenho minha vida". Sabe-se como filmá-lo e editá-lo, qualquer sujeito poderia contar a qualquer um a história de sua vida enquanto a ilustra: sua origem, sua família, os momentos mais importantes e aquilo em que se tornou. Se aceitar o desafio, sendo parte de uma série, tratará de ser original, lhe é proibido entediar. Tocar em uma tecla que indique o real seria imperdoável. Conta porque está conformado com o final – ao menos por ora.

Draw my life mostra com suma clareza que contar produz satisfação e que sempre se trata de fazer formas.

Renato Andrade
Responsável da NEL no VIII ENAPOL


Tradução: Vera Avellar Ribeiro



Ay paaaapa, dibuhame la via
Johnny Gavlovsky (NEL)
Fapol NEL NEL EBP

 

20 de marzo de 2017

Novedad: "Una pragmática de la fragilidad humana. Vida y trabajo en el capitalismo impaciente". -EdiUoc, 2017-, por Eugenio Díaz. (Coordinador)


¿El capitalismo es contrario a la vida y a las personas? 

Si todavía no han visto la serie inglesa Black Mirror, les invito a hacerlo. Le mostrará, no sin inquietarle, la deriva actual del capitalismo. Impaciente, en su desenfrenada carrera por obtener la mayor rentabilidad en el menor tiempo posible, con la cifra como fetiche. 

La serie le permitirá captar el impacto y las consecuencias subjetivas y sociales que tiene esa impaciencia en la vida cotidiana de las personas, sus efectos de alienación, infantilización, desresponsabilización y desamparo. Parece confirmar la tesis del sociólogo del trabajo Richard Sennet, que nos recordaba que el capitalismo se estaba volviendo cada vez más hostil a la vida. Y que Jacques Lacan anunciaba en los 70, sobre los efectos de la globalización que generaba procesos cada vez más extensos de segregación.

Z. Bauman, a su vez, mostró en sus textos, cómo los ciudadanos nos convertimos cada vez más en consumidores (consumidores consumidos y consumibles al mismo tiempo), empujados al trabajo máquina. Cómo los derechos de los trabajadores no son ya sino un obstáculo, y cómo lo dinámico, versátil, y flexible acaban siendo eufemismos de precariedad, fragililización, y segregación. 

La trampa de esta lógica, que Donald Trump no duda en usar sin pudor, a cielo abierto, es que el otro -cualquiera, su vecino, un refugiado, finalmente vd. mismo- es siempre deudor, culpable y en consecuencia desechable. 

Este capitalismo impaciente, promueve una concepción utilitarista de la vida que acaba convirtiéndola en una psicopatología permanentemente a medicar, en donde los síntomas son considerados trastornos mentales sin relación alguna con la subjetividad y la responsabilidad, y las personas potenciales enfermos mentales crónicos.

Así, todo es susceptible de ser gestionado como un programa, desde las emociones hasta las relaciones sociales y laborales. Protocolos y evaluación, son considerados el sumun de la eficacia. Se trata de la ilusión del “cero defectos”, como ha señalado brillantemente Eric Laurent.

¿Qué lugar queda entonces para aquellos que no siguen ese ritmo infernal? Afortunadamente la realidad es más compleja que reducir el hombre y sus actos a una máquina programable. Hay otra lógica posible para entender y operar con la fragilidad humana. Otra manera de hacer con el trabajo, con la vida, en nuestra época tal como hemos podido comprobar en una reciente investigación (Una pragmática de la fragilidad humana. Vida y trabajo en el capitalismo impaciente. EdiUoc). 

Se trata de una experiencia en el marco de una empresa social, que toma muy en cuenta la subjetividad de los que en ella trabaja, y que nos muestra cómo se obtienen resultados económicos y al tiempo se construyen vínculos para la vida. Para una “vida buena”, sabiendo que la vida es una elección que implica siempre una pérdida. Aceptando por tanto que “no todo es posible” (a contracorriente del imperativo feroz de los cantos de sirena del márquetin más agresivo como el “Nothing is imposible”), y que ese imposible es la condición misma del deseo y del aprendizaje.

Sabiendo también que el “buena”, se refiere a la posibilidad para cada uno de construir un lugar propio en la sociedad, alejándose de una concepción moral de lo bueno, que estaría más bien del lado del hedonismo de masas de la “buena vida”.

Se trata de una pragmática, por tanto de una manera de hacer que incluye como punto de orientación el valor de las diferencias, de la cooperación y la corresponsabilidad.

La investigación -alrededor de lo realizado por la Fundació Cassià Just -en sus más de 20 años de funcionamiento como empresa de economía social (Cuina Justa), y con sus laboratorios sobre adolescencias y familias- nos ha enseñado que las fragilidades es lo más profundamente humano. Tener “cura” de ellas es el reto de una sociedad democrática que apuesta por hacer frente a la exclusión de ese capitalismo impaciente, que no tiene espera para aquellos que necesitan otro tiempo, el suyo propio.

Acto de presentación del libro:

Una pragmática de la fragilidad humana 
 Colección Laboratorio de Educación Social de EdiUOC

Viernes 7 abril a las 19 hs 

Sala Cotxeres del Palau Robert

19 de marzo de 2017

LE MESSAGER DE LA SEMAINE DU 18 AU 25 MARS 2017



["ECF secrétaire"]
La psychanalyse vous permettrait d'espérer assurément de tirer au clair l'inconscient dont vous êtes sujet - J. Lacan
ECF RUE HUYSMANS
1, rue Huysmans 75006 PARIS - 01 45 49 02 68
ECF LE SITE
Le Front dit national réduit la nationalité aux ancêtres. Il en fait, non un choix de tous les jours, mais un héritage archaïque. Il est l'avatar actuel du séculaire courant contre-révolutionnaire qui naquit jadis de l'hostilité aux Lumières, gloire de la France. Ce courant d'idées a déjà été au pouvoir : ce fut, sous l'Occupation nazie, l'aventure de la Collaboration. Qui est tenté par une seconde expérience oublie ou ignore la nature abjecte de la première...
LIRE LA SUITE ET SIGNER
1ere soirée préparatoire au XIe Congrès
de l'Association Mondiale de Psychanalyse
Barcelone 2-6 avril 2018

Mercredi 22 mars, 21h15
Local de l'ECF 1, Rue Huysmans, 75006 Paris
L'ENFANT ROND DE FICELLE
Nous vous invitons à participer à la première soirée préparatoire au Congrès de l'AMP sur le thème La psychose ordinaire et les autres, sous transfert. Ce thème nous confronte au plus vif de la clinique analytique et comporte « non seulement à interroger l'analyse, mais à interroger les analystes, afin qu'ils rendent compte de ce que leur pratique a de hasardeux, qui justifie Freud d'avoir existé ».[1]
Deux cas y seront présentés. Ils nous donneront l'occasion de nous avancer dans un exercice de lecture visant à cerner la modalité singulière dont chaque parlêtre s'arrange des effets de sens, des effets de jouissance et des effets de non-rapport. Autrement dit, comment chacune de ces deux femmes se débrouille pour faire tenir l'imaginaire, le symbolique et le réel dès lors qu'un défaut de nouage met l'une en position d'inventer un savoir y faire sinthomatique, laissant en revanche l'autre à la merci d'un effet de trou dans le corps.
Qu'il s'agisse de solutions ordinaires ou de solutions extraordinaires nous ne pourrons pas avancer dans l'élucidation de chaque configuration singulière, sans le secours des concepts. Les incidences de la présence de l'analyste, de sa présence incarnée, de la mise en jeu de son corps dans l'expérience, font signe d'une formation qui relève de l'orientation lacanienne.

Deux collègues ont accepté de présenter une contribution
Sophie Gayard : S'en passer
Laurent Dupont : Un grand trou dans le ventre

Soirée animée par
Esthela Solano-Suarez
[1] J. Lacan, "Ouverture de la Section clinique", texte établit par J - A. Miller, Ornicar ? N° 9, avril 1977
 LA SÉLECTION DU MESSAGER
CONGRÈS DE LA NLS
AUTOUR DE L'INCONSCIENT
S'INSCRIRE
ET TOUT SAVOIR
LE BLOG
CONGRÈS PIPOL 8
LA CLINIQUE HORS-LES-NORMES
TOUT SAVOIR
ET S'INSCRIRE!
LE BLOG
L'ECF DANS LES RÉGIONS
L'IDENTITÉ EN QUESTION
LE "JE" DE CARTE D'IDENTITÉ
P LACADÉE
  
8 AVRIL ORLÉANS
EN SAVOIR PLUS
ACF AQUITANIA
VERS PIPOL 8
AVEC OU SANS LES NORMES DANS LA PRATIQUE?
3 AVRIL BORDEAUX
EN SAVOIR PLUS
ÉCOUTER LES AUTISTES ET LEURS PARENTS
 1er AVRIL STRASBOURG
EN SAVOIR PLUS

FRANCESCA BIAGI-CHAI INVITÉE DE L'ACF MAP

LES PASSIONS DE L'ÊTRE
 AIX-EN-PROVENCE
 31 MARS
MODERNITÉ D'HAMLET
 TOULON
 1er AVRIL
Facebook
Twitter


© 2017 ECF secrétaire

17 de marzo de 2017

LACAN QUOTIDIEN. À gauche, le narcissisme de la cause perdue / En la izquierda, el narcisismo de la causa perdida, par/por Jacques-Alain Miller



NOTRE MARINOPHOBIE

À gauche, le narcissisme 
de la cause perdue
par Jacques-Alain Miller
 

Je vois le FN assez proche d'une victoire électorale pour qu'il soit justifié à mes yeux de penser à la formation d’un « front uni ». Suis-je alarmiste ? Le fait est que les candidats, résignés à la présence de MLP au second tour, disputent entre eux à qui gagnera le droit de concourir avec elle. Mais qui saura mettre au pilori, sur la place publique, la vraie nature de Marine et sa meute ?

***

À peine avais-je collé hier soir sur mon blog de Mediapart le récent « Appel des psychanalystes contre Marine Le Pen », que m’était signalé le texte d’une personne que je n’ai pas l’avantage de connaître, Mme Diane Scott, autre membre du Club. Placé sur son blog à elle, son texte commente, ou plutôt prend à partie, à la fois l’Appel des 32 psychanalystes et ma tribune parue dimanche dernier dans la Matinale du journal Le Monde, sous le titre « Les ruses du Diable ». Mme Scott écrit : « La lutte contre le FN est l’alibi moral du maintien de choix électoraux qui seraient identiques sans cette soi-disant contrainte créée par l’extrême-droite. » J'admets volontiers que cette proposition est souvent exacte. Néanmoins, faut-il pour autant récuser l’ébauche de tout front uni, certes circonstanciel et destiné à rester éphémère, contre une menace mortelle et immédiate ? Ne vaudrait-il pas mieux, à un mois des élections, suspendre les ressentiments et les revendications qui opposent entre eux, disons, les antifascistes, ou les non fascistes, d’aujourd’hui ? Dois-je rappeler qu’il y avait aux débuts de la France libre des maurrassiens comme des gens de gauche (et peut-être davantage des premiers que des seconds, n'est-ce pas ?) Plus tard, en 1943, Aragon pouvait lancer son fameux « Celui qui croyait au ciel / Celui qui n'y croyait pas ».

L’auteure me renvoie sur un ton comminatoire à mon « sommeil de classe » Doit-on en conclure qu'elle prône une réédition en 2017 de la stratégie classe contre classe, qui fut celle de l'Internationale communiste dans les années 1920, et qui inspira à Aragon, toujours lui, un autre de ses vers célèbres, ne sentant pas, lui, la rose ni le réséda : « Feu sur les ours savants de la social-démocratie » ?

Il me suffira de rappeler que l’accentuation de la menace fasciste amena le PCF à une position toute différente en 1934. Fondé la même année, le Comité de Vigilance antifasciste des Intellectuels invitait les « Travailleurs unis » à passer outre aux divergences : « nous venons déclarer à tous les travailleurs, nos camarades, notre résolution de lutter avec eux pour sauver contre une dictature fasciste ce que le peuple a conquis de droits et de libertés publiques. » L'issue du revirement communiste fut en 1936 le Front Populaire. [NB : ma citation du Comité de Vigilance est empruntée au site lesmaterialistes.com]

« Une fausse peur »

J'entends bien que Diane Scott se moque et de moi et des gens comme moi, qui voudrions mobiliser aux prochaines échéances électorales contre le FN. À ses yeux, nous sommes de toute évidence alarmistes et pétochards. Elle n’est pas seule à le penser. On est bien forcé de s’interroger sur soi-même quand on lit les propos de notre cher Claude Lanzmann, trésor national, dans Paris-Match, le 5 mars dernier : « C’est une fausse peur que se font les Français. Cela ne peut pas se produire dans un pays institutionnalisé comme le nôtre. »

Sur ce point, I beg to differ . Je me risque à contredire « un voyant dans le siècle ». Que les sondages en soient maintenant à créditer Marine Le Pen de 40 % au second tour me paraît une donnée en elle-même alarmante. En face d'elle, un Fillon perdra une bonne partie de la gauche, qui se réfugiera dans l'abstention, et Macron (ou Mélenchon, ou Hamon, pour ceux qui le croient possible) verra une bonne partie de la droite passer au FN, tandis que bien des gens de gauche refuseront leur vote à l’héritier de Hollande. Je ne vois pas pour l’instant de barrage à Le Pen, ou il est poreux. Alors, oui, il se pourrait que le ventre ait cessé d’être fécond, qu’il ait été stérilisé par le « pays institutionnalisé » (qu’est-ce que ça veut dire, ça, exactement ?) Mais si l’on n’était pas loin de la perte des eaux ? La France ne s’ennuie pas, elle me semble grosse d’un malheur.

Bref, j’envie la sérénité de Lanzmann quand je pense à ce que serait l'appareil d'État aux mains du FN. Je ne parle pas de son programme, ni de ses promesses, ni des faux-semblants qu'il a multipliés, ni des jeux entre Marion et Florian, frais prénoms de pastorale. Je parle d’une sale clique irrévocablement xénophobe, antirépublicaine et antidémocratique, prête à mettre la main sur les commandes des ministères de la Justice, de l'Intérieur et de la Défense.

Plutôt vaincue

Peut-être ai-je trop d'imagination. Ou pas assez, mais trop de mauvaises lectures sur les conséquences de la venue au pouvoir, par la voie des urnes, de partis autoritaires. Est-ce le fait d’être juif ? Lanzmann, lui, est tranquille comme Baptiste. Il se peut que, tout simplement, je me trompe d’époque. « C’est fini, tout ça, mon vieux, et non seulement le pire n’est pas toujours sûr, mais il est tout bonnement devenu impossible, comme l’a montré le récent triomphe d’Hillary — Bon, d’accord, dis-je, si vous êtes bien sûr que la bête est désormais domestiquée, est devenue un animal d’appartement comme le léopard dans “Bringing up Baby“, alors que chacun roupille de son “sommeil de classe“. »

Diane Scott, qui se présente comme « psychanalyste en formation », ce qui veut sans doute dire qu’elle est en analyse, termine sa diatribe sur une profession de foi : « Pour ma part, je préfère être vaincue que dupe. »

Autrement dit : Je serai fidèle à mes convictions fût-ce au prix de la défaite. La posture est noble.

Noble au point que ce qui ici s’avoue en clair n’est pas autre chose que ce que Lacan nommait, à propos de nul autre que le vicomte de Chateaubriand, le « narcissisme suprême de la Cause perdue ».

Paris, le 16 mars 2017


 ______________________


En la izquierda, 
el narcisismo de la causa perdida
Jacques-Alain Miller

Veo al FN lo suficientemente cerca de una victoria electoral como para que esté justificado, en mi opinión, pensar en la formación de un “frente unido”. ¿Soy alarmista? El hecho es que los candidatos, resignados frente a la presencia de MLP en segunda vuelta, disputan entre ellos quién ganará el derecho a competir con ella. ¿Pero quién sabrá exponer al escarnio público la verdadera naturaleza de Marine y su jauría?

***

Apenas había subido ayer la reciente “Convocatoria de los psicoanalistas contra Marine Le Pen” a mi blog de Mediapart, cuando se me mencionó el texto de una persona que hasta entonces no conocía, Diane Scott, otra miembro del Club. Emplazado en su propio blog, su texto comenta, o más bien ataca, la Convocatoria de 32 psicoanalistas así como mi artículo de opinión publicado el último domingo en el matutino del diario Le Monde, bajo el título “Las astucias del Diablo”.  

Scott escribe: “La lucha contra el FN es la coartada moral del sostenimiento de elecciones electorales que serían idénticas sin esta supuesta coacción creada por la extrema derecha”. Admito de buen grado que esta proposición es a menudo correcta. No obstante, ¿hay que por eso recusar de todo frente unido, ciertamente circunstancial y destinado a ser efímero, contra una amenaza mortal e inmediata? ¿No sería mejor, a un mes de las elecciones, suspender los resentimientos y reivindicaciones que oponen entre ellos, digamos, los antifascistas, o los no fascistas, de hoy? Debo recordar que en los comienzos de la Francia libre había tantos maurrasianos como gente de izquierda (y tal vez más los primeros que los segundos, ¿no es cierto?). Más tarde, en 1943, Aragón podía lanzar su famoso “El que creía en el cielo / El que no creía en eso”.

La autora, en un tono conminatorio, me manda de vuelta a mi “descanso de clase”. ¿Debemos concluir que preconiza una reedición en 2017 de la estrategia clase contra clase, que fue la de la Internacional comunista en los años ’20, y que inspiró a Aragón, siempre él, otro de sus célebres versos, no oliendo él ni la rosa ni el reseda(1): “Fuego contra los osos sabios de la socialdemocracia”?

Me bastará con recordar que la acentuación de la amenaza fascista llevó al PCF a una posición completamente diferente en 1934. Fundado ese mismo año, el Comité de Vigilancia Antifascista de los Intelectuales invitaba a los “Trabajadores Unidos” a hacer caso omiso a las divergencias: “Venimos a declararles a todos los trabajadores, nuestros compañeros, nuestra resolución de luchar con ellos para salvar de una dictadura fascista lo que el pueblo conquistó de derechos y libertades públicas”. La salida del viraje comunista fue el Frente Popular en 1936. [NB: mi cita del Comité de Vigilancia fue tomada del sitio lesmaterialistes.com]

“Un falso miedo”

Comprendo bien que Diane Scott se burle de mí y de la gente como yo, que quisiéramos movilizar los próximos comicios electorales contra el FN. En su opinión, somos claramente alarmistas y gallinas. No es la única que lo piensa. Nos vemos obligados a interrogarnos sobre nosotros mismos cuando leemos las declaracionoes de nuestro querido Claude Lanzmann, tesoro nacional, en Paris-Match, el último 5 de marzo: “Es un falso miedo el que tienen los franceses. Eso no puede producirse en un país institucionalizado como el nuestro.” 

Sobre este punto, I beg to differ. Me arriesgo a contradecir a “un vidente en el siglo”(2). Que las encuestas fuesen ahora a acreditar a Marine Le Pen un 40% en segunda vuelta, me parece un dato en sí mismo alarmante. Frente a ella, Fillon perderá buena parte de la izquierda, que se refugirará en la abstención, y Macron (o Mélenchon, o Hamon, para quienes lo creen posible) verá una buena parte de la derecha pasar al FN, mientras que mucha gente de izquierda negará su voto al heredero de Hollande. No veo por el momento barrera a Le Pen, o es porosa. Entonces, sí, podría ser que el vientre hubiese dejado de ser fecundo, que hubiese sido esterilizado por el “país institucionalizado” (¿qué quiere decir eso exactamente?). ¿Pero si no estuviéramos lejos de romper bolsas? Francia no se aburre, me parece preñada de una desgracia.

En resumidas cuentas, envidio la serenidad de Lanzmann cuando pienso en lo que sería el aparato del Estado en manos del FN. No hablo de su programa, ni de sus promesas, ni de los engaños que multiplicó, ni de los juegos entre Marion y Florian, frescos nombres pastoriles. Hablo de una sucia pandilla irrevocablemente xenófoba, antirepublicana y antidemocrática, lista para meter la mano en los mandos de los ministerios de Justicia, del Interior y de la Defensa.

Mejor, derrotada

Tal vez yo tenga demasiada imaginación. O no tanta, pero demasiadas malas lecturas sobre las consecuencias de la llegada al poder, por vía de las urnas, de partidos autoritarios. ¿Es por ser judío? Lanzmann está absolutamente tranquilo. Es posible que simplemente me equivoque de época. “Todo eso se terminó, mi viejo, y no solo lo peor nunca es seguro, sino que se ha vuelto lisa y llanamente imposible, como lo mostró el reciente triunfo de Hillary – Bueno, de acuerdo, digo, si ud. está muy seguro de que la bestia está ahora domesticada, que se convirtió en un animal de apartamento como el leopardo en “Bringing up Baby”, mientras que cada quien se echa un sueño en su ‘descanso de clase’”.

Diane Scott, que se presenta como “psicoanalista en formación”, lo que sin duda quiere decir que está en análisis, acaba su diatriba con una profesión de fe: “En cuanto a mí, prefiero ser derrotada que crédula”.

Dicho de otro modo: Seré fiel a mis convicciones, aunque sea al precio de la derrota. La postura es noble.

Noble al punto en que, lo que aquí se deja en claro, no es otra cosa que lo que Lacan nombraba, a propósito de ningún otro que del vizconde de Chateaubriand, el “narcisismo supremo de la Causa perdida”.

París, 16 de marzo de 2017

* Texto original publicado en francés en Lacan Quotidien nº 634, el 16 de marzo de 2017, disponible en: http://www.lacanquotidien.fr/blog/wp-content/uploads/2017/03/LQ-634.pdf

Traducción: Lorena Buchner

Notas:
1- Alusión al poema de Louis Aragon “La Rosa y el Reseda” (1943), que convocaba a la unidad en la Resistencia, más allá de los desacuerdos políticos y religiosos. [N. de la T.]

2- Alusión al título del reciente libro colectivo “Claude Lanzmann : un vident dans le siècle”, publicado en marzo de 2017 por la editorial Gallimard, bajo la dirección de Juliette Simont. [N. de la T.]